Conferencia sobre la lluvia, o de cuando nos llueve el corazón

Amar es una angustia, una pregunta, una suspensa y luminosa duda;
es un querer saber todo lo tuyo y a la vez un temor de al fin saberlo.
– Xavier Villaurrutia

 

Todos tenemos una relación amor-odio con la lluvia. Y con la literatura. Arturo Beristain nos lleva de las carcajadas al suspiro por el ser amado, a la empatía melancólica por la ausencia, por el amor que no pudo ser. Un bibliotecario neurótico, obsesionado con sus pertenencias literarias nos expone varios episodios de su vida, desde los más cómicos como el acecho de un roedor a su librería, hasta los más agónicos, como los claroscuros de sus relaciones entrañables.

¿Cómo amamos y odiamos la lluvia? Los poetas se liberan del mundo con la lluvia. Todos. No hay mejor remedio para el ensimismamiento que caminar errante bajo la lluvia. No hay escenario más romántico que el fondo de gotas que caen con un “te amo” en cada una. Pero también duele. Y duele mares. Lo único que puede empeorar la desolación es el repiqueteo tras la ventana recordándote la imposibilidad, la desesperanza.

Con una escenografía sencilla pero significativa, durante el monólogo se citan a poetas como Dante, Pablo Neruda, Leopoldo Lugones, Mallarmé, Alfonso Reyes, César Vallejo, Fernando Pessoa, entre otros. Beristain consigue una interpretación sólida, sobresaliente, que incluso hace lucir partes del texto que habrían escapado de la atención de los espectadores.

Conferencia sobre la lluvia monólogo de Juan Villoro, se escenifica bajo la dirección de Sandra Félix, con escenografía e iluminación de Philippe Amand, música original de Daniel Aspuru, y a cargo del actor de la Compañía Nacional de Teatro, Arturo Beristain. Se presenta del 16 de febrero al 26 de marzo, funciones jueves y viernes, a las 20:00h, sábados a las 19:00h y domingos, a las 18:00h, en la sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque (Paseo de la Reforma y Campo Marte, estación Auditorio del metro).

The following two tabs change content below.
Pam Halliwell

Pam Halliwell

Camino con el aire exótico de domadora. Tengo los ojos llenos de de alma y pena. Si no se tiene algo de poeta no se puede ser un verdadero poema.
  • Pam Halliwell

    Hay una errata de concordancia de número. Disculpas.