‘Las siervas de la pasión’ y la renuncia del espíritu a la iglesia

¿Cómo defender la vida espiritual del látigo corrupto de las instituciones? Los creyentes de a de veras parecen haber encontrado sólo dos salidas: la ruptura o la permanencia disidente. Ésa es la revelación con la que tendrá que enfrentarse Patricia, la nueva integrante de una congregación religiosa que está podrida hasta la médula, pero que permanece encubierta por un manto de inocencia y palabras bonitas, colocadas cuidadosamente para atraer a las incautas. Las siervas de la pasión es la historia de unas monjas de clausura acostumbradas a desdeñar los valores religiosos que dicen profesar. En un entorno donde la corrupción y la hipocresía son elementos normalizados, la entrada de una mujer honesta y verdaderamente enamorada de la bondad y de la vida será un quiebre irreparable.

Las siervas de la pasión es una puesta en escena creada por la compañía de teatro de cabaret Nopal con flor. Este grupo, conformado en 2015, se ha caracterizado por su exploración política y social a través del teatro. “Hablamos de aquello de lo que las abuelas nos decían que no podíamos hablar”, dice Luis Montalvo, actor de la compañía, “de política, de religión y de futbol”. Su primer proyecto, Las alegres comadres de Atracomulco, nació del malestar que generan las prácticas de la clase política mexicana y de la relación entre la sociedad y quienes ostentan el poder. “No hay cabaret sin crítica política”, sentencia Montalvo. El aforismo se materializa en Las siervas de la pasión, donde la crítica al sistema religioso es el ingrediente principal.

La historia de Patricia es la de cualquier persona que desea conciliar su vida espiritual con la vida comunitaria. Católica hasta los huesos, la monja se integra a un convento donde la teología ha pasado a segundo plano y la prioridad es satisfacer al propio ego, sin importar los daños colaterales que ese proceso pueda causar. Patricia ha sido seleccionada por el Papa para obtener su nombramiento en el Vaticano, hecho que ha levantado las envidias de las demás monjas de la agrupación. Para impedir que la novicia viaje a Roma, las que se dicen sus hermanas le mostrarán con toda crudeza los secretos de la iglesia católica, destruyendo, entre canción y canción y con mucha comida de por medio, hasta el último vestigio de su ingenuidad.

Las siervas de la pasión nace “de la necesidad de hablar de aquello que nos duele”, dice Montalvo, “y con dolor no me refiero a esta sensación agobiante, sino a algo que constantemente ronda nuestra cabeza. Los fantasmas que nos rondan”. Para Francisco Reyes, dramaturgo de la compañía, el arte que vale la pena nace de la huella de dolor, que puede estar tan relacionada con el bagaje personal como con el acontecer social. Es por ello que Las siervas toca la cicatriz de la manipulación que se efectúa a partir de los sistemas de creencias. Tanto Francisco como Luis fueron parte de un seminario religioso, donde planeaban formarse como sacerdotes. El haber quebrado con este camino es parte fundamental de su trabajo artístico. “Queríamos hablar de la religión y de nuestra relación con dios”, dice Montalvo sobre Las siervas.

A pesar del desencanto que llevan encima, los miembros de Nopal con flor no escriben desde el rencor ni desde la fatalidad. Por el contrario, en un contexto donde todo parece estar perdido, la compañía planta la semilla de la transformación. Es así que, en Las siervas de la pasión, el personaje de Patricia es “la posibilidad de cambio, de la congruencia de vida”. La conclusión, sin embargo, no es del todo alentadora; como lo han experimentado los creadores en carne propia, conciliar la vida espiritual con las instituciones es una labor titánica. “Patricia casi lo logra, pero el sistema no lo permite. El sistema la ahoga. Hay en ella una toma de consciencia, va más allá de un fervor ciego. Conforme ella va descubriendo la verdad va tomando consciencia de su propia relación con el sistema, hasta que se da cuenta de que ya no cabe en ese espacio. Eso no quiere decir que deje de creer; con lo que rompe es con la institución”, discurre Montalvo.

Las siervas de la pasión cuenta con las actuaciones de César Medina, Yanin Arroyo, Luis Montalvo, Eduardo Pueblo y el también dramaturgo Francisco Reyes.  El espectáculo cabaretero se presentará todos los sábados de octubre a las 22:00hrs en Youkali Cabaret.

The following two tabs change content below.
David Ledesma Feregrino

David Ledesma Feregrino

Escritor en formación. Editor en Homozapping. Formó parte de la XIV promoción de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores. Escribe ajeno. La más señora de todas las putas.